EL CAMBIO DE LA INDUSTRIA DE LA MUSICA EN LOS ULTIMOS AÑOS

EL CAMBIO DE LA INDUSTRIA DE LA MUSICA EN LOS ULTIMOS AÑOS

Siempre que uno se desarrolla profesionalmente en un sector o en un rubro, es importante tener en claro los cambios constantes que sufre la industria a la que nos dedicamos, para saber como desenvolvernos con mayor eficiencia y fluidez.

Quizás para los más jóvenes, la dinámica que hoy tiene la industria de la música es obvia y natural porque nacieron en años en que la industria musical ya funcionaba así pero para otras generaciones, como la mía, cambiar mentalmente de paradigma fue un proceso. Lo que me habían enseñado ya no pasaba en la realidad.

3 SECTORES DE LA INDUSTRIA MUSICAL

La industria musical esta conformada por empresas e individuos que ganan dinero creando, divulgando y vendiendo música, centrándose en la creación y la explotación de la propiedad intelectual musical. Compositores y letristas crean canciones, letras y arreglos que se graban y se distribuyen, se interpretan en vivo o se licencian para otros usos como música de fondo para distintos medios, cortinas publicitarias y música para videos juegos, como para citar algunos ejemplos. Por lo que podemos hablar, a grandes rasgos, de tres sectores importantes que se desarrollan, dentro de la industria, con distintos tipo de actividades y reglas.

Tradicionalmente, el sector de la discográfica se centra en la grabación y distribución de música; la de las licencias musicales concede licencias a empresas para la explotación de composiciones y arreglos, y el sector de la música en vivo se dedica a producir y promocionar espectáculos en directo, como conciertos, giras, etcétera.

Obviamente existen muchísimas actividades más en esta industria como la fabricación y venta de instrumentos, de equipos de sonido, de software, Luthiers, merchandising musical, educación musical – sector que en los últimos años ha crecido muchísimo, y varios más.

Pero hoy me gustaría hablar del cambio que han sufrido el sector discográfico y el show en vivo en los últimos varios años.

Algo que ha cambiado para siempre nuestras vidas es el avance tecnológico e Internet. Podemos hablar de “un antes y un después de Internet en nuestras vidas”, por lo que lógicamente, podemos deducir que también ha influido, y mucho, en la industria de la música.

 

HACIENDO UN POCO DE HISTORIA

En la industria musical anterior a Internet, el sector discográfico era el más fuerte de los tres y el que generaba la mayor cantidad de ingresos. Cualquier persona que anhelara ser músico profesional soñaba con que un productor artístico de alguna discográfica lo “descubriera”. Era la única manera de poder entrar a la industria musical. Los artistas tocaban en vivo para mostrarse, esperando que en alguna butaca del recinto, hubiera algún productor escuchándolos.

La grabación y distribución de música estaba concentrada exclusivamente en las discográficas. Poder grabar en un estudio de grabación era altamente costoso, lo que resultaba casi imposible poder acceder a ellos sin la ayuda de las discográficas. Por otro lado, la distribución de los discos también era inaccesible, solo podían costearlo las grandes empresas discográficas.

Como cualquier mercado, estaba regido por la oferta y la demanda, y en este caso, eran pocas empresas discográficas ante la inmensa cantidad de músicos que buscaban un lugar en la industria, y esto hacia que las reglas de juego fueran, muchas veces, nefastas.

Por otra parte, el sector de la música en vivo, generaba sus propios ingresos por la venta de entradas de los conciertos. Pero durante el siglo XX, este sector estuvo a la sombra de la industria discográfica. Los mayores ingresos, el “negocio”, estaba en las ventas de discos; y las giras o los shows en vivo en general, eran un medio para promocionar el disco recientemente grabado, sin importar si las giras eran rentables o no.  En la mayoría de los casos, las discográficas financiaban las giras y shows, con el único fin de promocionar el álbum de estudio. Los shows no eran considerados como una fuente de ingresos en sí, si no como un medio de promoción.

Y UN DIA APARECIÓ INTERNET

 Esta estructura estaba profundamente afianzada cuando surgió, de repente, Internet y puso en jaque a todo el sistema. Los efectos a corto plazo de Internet en la industria musical se dejaron sentir sobre todo en la distribución de música grabada entre los consumidores. Ello significa que las discográficas se veían gravemente amenazadas por la pérdida del control de la distribución y la rampante piratería online.

Pero no solo se vio amenazada la distribución por Internet, si no también la grabación de discos gracias al avance tecnológico en general. Podemos hablar desde la primera piratería dada por la creación de computadoras con lectores de cds que grababan y copiaban discos, hasta los avances tecnológicos que hicieron posible la creación y comercialización de dispositivos, equipos de sonido, placas y demás  que permitían grabar con facilidad. Y de menor costo, lo que hacía posible que cualquiera pudiera obtenerlo. Hasta llegar a hoy en día, con infinidades de softwares, consolas, placas y controladores que hacen posible tener un “home Studio” muy profesional.

La educación artística y técnica, por su parte, creció de manera exponencial en los últimos años. Las actividades como músico popular, productores técnicos y artísticos, técnicos en sonido y grabación se profesionalizaron gracias a la aparición de nuevas carreras terciarias y universitarias.

Esto generó que se multipliquen la cantidad de profesionales en el rubro, abriendo infinitas posibilidades de trabajo.

Todos estos cambios hicieron que grabar un álbum y distribuirlo sea accesible a cualquiera y de manera profesional. Gracias a estos avances todo músico profesional tiene la posibilidad de mostrar, promocionar y vender su música.

 

HOY LA ECUACIÓN SE INVIRTIÓ

Hoy en día, mientras el mercado de la música grabada está en pleno cambio, el sector de la música en vivo es el que más ha crecido en los últimos años.

Según un estudio revelado por PwC, es tal el crecimiento que viene obteniendo este sector, que se espera que el total de los ingresos por la música en vivo, ya sea ingresos por el pago de entradas como por el esponsoreo de conciertos, aumente un 2.7% para el 2019 en Argentina. Esto significa una generación de ingresos de U$30.310 millones, representando, para ese año, una participación en el total de los ingresos de la industria musical del 63.6%.

Más allá de que la industria de la música en su totalidad está en permanente mutación, el mercado del show en vivo representa más ingresos que el de la música grabada, lo que origina nuevos negocios, contratos y paradigmas en la industria musical.

Los fanáticos de un artista o banda buscan experiencias nuevas y en vivo, ya sean en conciertos o de forma virtual, lo que abre el juego a infinidades de propuestas.

 

¡ES TU TURNO!

Actualmente en este mundo tan globalizado y con acceso a todo, quizás haya una saturación en el mercado musical. Millones de artistas mostrando su música al mundo entero…

Pero la buena noticia es que también hay millones de oportunidades. Millones de maneras de solventar las grabaciones de discos, de mostrar y promocionar nuestra música, de comunicarnos, de realizar no solo shows en vivo, sino una experiencia única e integral para todos los sentidos.

Quizás el diferenciarse del resto es el principio de un camino hacia el éxito. Adelante!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *