ENCARAR UN EMPRENDIMIENTO MUSICAL por Marcos Barilari

ENCARAR UN EMPRENDIMIENTO MUSICAL por Marcos Barilari

No sabría decir como es encarar un emprendimiento musical, creo que se trata de asumir riesgos como en cualquier trabajo, pero podría contar algunas experiencias que quizás a alguno le sirva.

Hace unos 3 años, mi vida prácticamente se redujo a mi emprendimiento musical propio, un proyecto que cree llamado “Mickey Mousing”, que consiste en 6 cortos animados de Mickey, de los primeros en producirse en blanco y negro, para los cuales compuse música original que se ejecuta en vivo perfectamente sincronizada con las proyecciones, pero ya voy a volver con esto. emprendimiento musical

No tengo una historia cool de cómo me inicie en la música. Empecé tocando la guitarra a los 11 años y desde entonces mi vida era la guitarra, comía con la guitarra, dormía con la guitarra y me llevaba todas las materias que pudiera por la guitarra. Después de varios años, cuando estaba cerca de recibirme de mi primera carrera musical en la EMBA (Escuela de música de BsAs), empecé a odiar la guitarra, ya no quería saber nada con ella y fue crítico porque comencé a cuestionarme cual era mi lugar en la música.

Siempre tuve un genuino interés por la música académica, la orquestación y la composición de bandas sonoras. Son tres puntos que siempre dieron vueltas en mi cabeza. Y al estar en un momento crítico en donde todo lo que siempre fui como músico, como guitarrista, ya no me generaba placer, Mickey Mousing me ayudó a encontrar mi lugar en la música. Y eso es lo que quiero destacar porque es importantísimo: saber cuál es tu lugar.

Un emprendimiento musical, no solo es tu proyecto, tu forma de vida; tiene que ver con tu lugar en la música.

Tenes que fijarte que es lo que más te gusta hacer, en que sos bueno y que da plata, y en ese orden.

Creo que es típica en un músico esa etapa de crisis en donde no sabe qué hacer o siquiera si le gusta lo que está haciendo y creo que es cuando todavía no congeniaste esas tres cosas. Es una guerra que principalmente se da con el instrumento, creo que todos los músicos en algún momento de su vida se pelean con su instrumento. A mí me pasó hace varios años y así sigo hasta el día de hoy a pesar de tocar en Mickey Mousing, y si bien además de tocar la guitarra siempre tuve un perfil curioso en cuanto al estudio de la música la académica, el momento en el que supe que no quería tocar más la guitarra fue crítico; pero me ayudo a pasar al mundo de la composición que siempre me interesó. Creo que es preciso hacer cambios, estar abierto a eso.

Volviendo a los tres puntos fundamentales para construir un emprendimiento musical, saber qué es lo que te gusta hacer, la pasión por algo, es el motor que siempre te va a impulsar hacia adelante y va a hacer que los problemas y los fracasos, que son inevitables, se te hagan más amenos. “Ser bueno” lo digo objetivamente y quizás sea el punto más delicado, pero hablo del talento y las competencias que uno tiene. Aquí es importante la autocrítica y saber recibir críticas externas, porque el valor de lo que uno hace no está determinado por terceros, quizás sí el valor comercial, pero no el artístico o personal, lo que me lleva al último punto. Si uno pretende vivir de la música, entonces en parte estudia, enseña y hace música por la plata. Cualquiera que diga que no lo hace por la plata, al menos que no cobre por su trabajo, está mintiendo; cuando en realidad no hay hipocresía, es TRABAJO. Eso no quiere decir que uno necesariamente haga música sólo por la plata, pero si hay que reconocer que es una parte importante y sucede que cuando uno comienza, ganándose su lugar y trabajando únicamente por la experiencia, que es lo que hay que hacer, no le da mucho valor a su trabajo y es importante saber diferenciar las cosas.

Nunca me gustaron (no es que los lea) los libros o charlas sobre las claves del éxito, o “pasos a seguir/ qué hacer para ser exitoso?” porque como no existe tal cosa, se basan en lo obvio: “Nunca dejes que nadie te tire abajo”, “aposta, asumí riesgos”, “Esforzate por lo que queres”. Me parece que alguien que cree que tiene que dejarse tirar abajo para tener éxito tiene otros problemas más graves, pero sí es cierto que si uno se mantiene constante con esas actitudes que parecen tan obvias, tarde o temprano le llega.

Si vos sos bueno, si lo que creas es bueno, si siempre buscas hacer las cosas de la mejor manera posible y sos constante en el trabajo, tarde o temprano vas a lograr algo, eso es inevitable.

Si sos así nadie te puede parar. Hace 3 años tuve la idea de hacer Mickey Mousing como emprendimiento musical propio y ya logré hacer el show en Disney.

EL DIFERENCIAL PARA EL EXITO 

Para encarar y obtener resultados en un emprendimiento musical, no sabría decir qué es más importante, si el conocimiento o la perseverancia, quizás sea un 50/50, pero hay una ENORME diferencia entre saber hacer algo y PODER hacer algo. Un colega músico una vez me dijo que él podría hacer un show como Mickey Mousing o mejor, y sin dudar de sus conocimientos musicales le hice algunas preguntas, a lo que respondió: “No sabría conseguir tantos músicos, ni tengo para pagarles”, ”Uh que quilombo los ensayos de eso”, ”Ni idea donde lo podría presentar”, “No tengo para transportar los equipos”, “No sé asegurar las cosas”, “No puedo facturar el show”. Le dije “bueno, entonces no lo podes hacer”. El conocimiento me permitió escribir Mickey Mousing pero, y perdón por ser tan coloquial, los huevos lo llevaron a Disney, no el conocimiento.

No existe que, jugando de atrás, uno gane como el que está adelante poniendo la cara. Poner la cara vale. Poner la cara ante los riesgos, ante los problemas, ante la AFIP; todo eso vale mucho. Es muy difícil tener éxito sin arriesgar.

No sé si todo esto que cuento le pueda servir o interesar a alguien, pero es todo lo que está detrás de los resultados positivos que tuve a lo largo de mi corta carrera.

Mickey Mousing fue y es un emprendimiento musical enorme. Por un año estuve prácticamente encerrado en mi casa desarrollando la idea y componiendo la música. Gasté todos mis ahorros en estar encerrado componiendo y produciéndolo, y todo producto de pensar qué puedo aportar al mundo de la música que sea diferente, qué le puedo dar a la gente que nunca haya visto y que le parezca genial.

En el mismo año que compuse Mickey Mousing preparé el ingreso a la UNA (Universidad Nacional de las Artes) para estudiar composición. Como ya odiaba la guitarra, estudié las obras del programa de piano y audicioné con el piano. Antes de eso, para pagar la EMBA trabajaba haciendo instalaciones de seguridad electrónica. Tuve años en los que arrancaba a las 5am, me iba hasta los puntos más recónditos de la provincia a estar todo el día subido a una grúa instalando cámaras en la vía pública, para luego ir corriendo a Belgrano a cursar, y al otro día lo mismo. Y esto no tiene nada que ver con la música, así es la vida de cualquiera que quiere emprender en algo. Es todo trabajo, nada es regalado.

EL QUE NO ARRIESGA NO GANA

Son incontables las veces que pensé “En qué me metí? Para qué hago esto?”, he dejado carpetas de Mickey Mousing en muchos lugares, incluido Disney, y no tuve respuesta, pero eso solo quiere decir que no lo había visto la persona indicada, nada más. Repito, es una lucha que no tiene nada que ver con la música, así es la vida de cualquiera que quiere emprender algo, sobre todo algo difícil y HAY que buscar lo difícil, lo fácil no rinde. Si a uno nunca nada le cuesta, tiene que preocuparse. Cuando empecé con este proyecto mi idea era solamente escribirlo y registrarlo para hacer una carpeta y que me quede como tarjeta de presentación, de hecho sólo lo presenté en vivo porque era requisito de la facultad. Pero eso hubiese sido lo fácil, dudo muchísimo de que eso sólo me hubiese llevado a Disney. La carpeta hace lo que puede pero lo que vale es reunir un ensamble que estudie tu música, ensayar y presentarlo en vivo y que la gente lo vea y lo juzgue por lo que realmente es. Es mucho más fácil que te tengan en cuenta de esa manera a que te llamen por ver una carpeta, porque la realidad es que a lo sumo el 2% se detiene a ver una carpeta que ni siquiera pidió.

De todas formas, cuando uno se está promocionando a sí mismo o tiene una banda o cualquier emprendimiento musical, hay que hacer la carpeta, los flyers y tocar puertas, eso genera oportunidades, pero en la mayoría de los casos se presenta lo que no buscaste. Todo esto suena como el “NO consejo” pero porque es así. Jamás me sucedió de tocar una puerta y que me digan “Sí, vení”. Siempre trabajé porque me llamaron. De Disney me llamaron porque uno de ellos vio el show en una fecha autogestionada y le encantó, y no por las múltiples carpetas y DVDs que dejé en sus oficinas, que pobres, no sé que habrá sido de ellas.

Así que en resumen, no hay ningún secreto o receta, es todo trabajo.

 

 

3 Comentarios

  1. Smitha268

    whoah this blog is wonderful i like reading your articles. fbcefdbdabdgfkac

    Responder
  2. marcos

    Hola gracias por contar tu experiencia, es de gran ayuda, y si la verdad la constancia y el esfuerzo, el trabajo dan sus resultados, te mando un saludo cordial desde la Patagonia, yo tambien tengo dos proyectos musicales uno como acordeonista que de a poco esta dando sus resultados y otro de musica para chicos que recien arranco pero estoy muy entusiasmado, gracias por tu aporte es muy valioso!!!

    Responder
    • Bandz

      Hola Marcos! Gracias por tu comentario!! Nos alegra que te haya servido y cualquier consulta podes escribirnos.
      Uno de nuestros creadores de Bandz es de Neuquén así que saludos de patagonico a patagonico!!!!
      Te deseamos lo mejor en tus proyectos y, si quisieras, podes contarnos cómo va eso.
      Saludo grande!!!!

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *