TIPS PARA OBTENER UN BUEN SONIDO EN VIVO DESDE EL ESCENARIO

TIPS PARA OBTENER UN BUEN SONIDO EN VIVO DESDE EL ESCENARIO

Siempre que vamos a tocar debemos tener en cuenta un factor super importante: EL SONIDO. Para lograr obtener un buen sonido en vivo es necesario pensar ciertos puntos desde este aspecto técnico. Acá les dejamos algunas consideraciones que queremos compartir con ustedes.

EL LUGAR DONDE TOCAR

Uno de las primeras cosas que debemos pensar a la hora de hacer un show es pensar bien en el lugar donde lo vamos a hacer, teniendo en cuenta unas cuantas cosas como: Cuántas personas irán al show? No es lo mismo dar un espectáculo para menos de 100 personas que para 1000 o más.

Cuántas personas integran la banda y qué tan grande es el escenario? No es lo mismo un dúo o trío que una banda con más de 10 integrantes.

Qué espera o cómo se comporta nuestro público en nuestros shows? Les gusta hacer pogo? Les gusta bailar? O prefieren ver el show sentados cómodos tomando algo? Esto definirá en nuestra decisión al momento de cerrar una fecha en un lugar u otro.

Por otro lado, para obtener un buen sonido en vivo es indispensable pensar en la acústica del lugar. Es muy importante tener en cuenta las características acústicas del mismo a la hora de elegirlo o no para tocar. Muchos lugares como sótanos, galpones, gimnasios o recintos de cemento tienen una acústica muy complicada para realizar un show, algunos tienen el techo muy bajo y vigas que cruzan de lado a lado, a veces tienen techo de chapa o una pared vidriada y cada una de estas cosas hará que el sonido en el lugar no sea el esperado. Debemos saber que siempre se puede hacer algo para mejorar nuestro sonido en vivo, la primera medida que podemos tomar es ser cautelosos con el volumen con el que tocaremos. Tocar a bajo volumen desde el escenario hace más controlable la situación: se entenderá mejor lo que se está tocando y le permitirá al sonidista ir subiendo el volumen hasta lo que el lugar nos permita antes de que se genere una bola indescifrable de sonido.

Por otro lado, si tuviéramos mucho vidrio en el recinto o techos de chapa o cualquier  otra superficie altamente reflectante, podemos pensar en poner telas ignifugas, lo más pesadas posibles, cubriendo esas ventanas o incluso en el techo si es de chapa. Esto, siempre y cuando este habilitado y cumpla con las normas de seguridad, nos disminuirá considerablemente los rebotes de esas superficies y ayudará a disminuir los rebotes y una reverberación interminable.

“El mito a medias”

 

Hay un mito (a medias) de que “la gente se come la bola de graves”.

 

Es una realidad que la ropa y el pelo del público va a absorber cierta cantidad de frecuencias que están sonando y que “la bola” no se notará tanto pero tampoco es mágico: si en la prueba de sonido hay una bola de graves, lo más factible es que con el público disminuya pero no desaparezca.

La mejor solución y el mejor aliado para lograr un óptimo sonido en vivo será bajar el volumen de lo que está tapando al resto y no subir lo que no se escucha.

Siempre es mejor que nuestro público salga del show diciendo “qué buenas letras/canciones/shows” a que salgan con dolor de cabeza y sin saber de qué trataban las canciones (especialmente para el público nuevo).

 

UBICACIÓN DEL SISTEMA DE SONIDO RESPECTO AL ESCENARIO

Este punto es muy importante a la hora de pensar en obtener un  buen sonido en vivo y evitar los indeseados acoples, aunque muchas veces no lo tengamos en cuenta.

El sistema de sonido por el cual el público escuchará a la banda debería estar siempre por delante del escenario, como máximo en la misma línea, esto ayudará mucho a evitar a los indeseables ACOPLES.

Siempre debemos evitar poner micrófonos por delante del sistema de sonido y en la medida de lo posible debemos evitar apuntar con los micrófonos a los parlantes, ya sean del sistema que apunta al público como a los monitores de escenario. Apuntar con los micrófonos a los parlantes genera acoples y muchas veces, con la exaltación del vivo, no nos damos cuenta que con un pequeño movimiento terminamos apuntando, sin querer, el mic al parlante y automáticamente aparece el bendito acople.

 

VOLUMEN ARRIBA DEL ESCENARIO – menos es más

El volumen que utilicemos arriba del escenario con los equipos de nuestros instrumentos influirá mucho en lo que escucha el público y lo que escuchan los demás integrantes de la banda.

sonido en vivo

Un volumen excesivo hará que el resto de los integrantes escuchen menos a su propio instrumento y que cada uno suba el volumen de su amplificador dejando siempre relegado a el/los cantante/s que lo único que pueden hacer es empezar a gritar y a pedir cada vez más volumen de monitoreo para poder escucharse. Todo esto hace que se forme una bola de ruido incontrolable que solo se elimina bajando el volumen.

 

 

Al mismo tiempo si el volumen de los equipos que percibe el público ya es excesivo, el sonidista no podrá hacer nada más que pedirle al músico que baje el volumen. (a esto, en sonido en vivo se le dice volumen incontrolable desde consola)

 

MONITOREO escuchar lo que se toca

Siempre es necesario para todo músico escuchar lo que está tocando, y por supuesto escuchar lo que tocan los demás integrantes.

Lo que no siempre se logra es que cada músico tenga su propio monitor y que se pueda armar una mezcla específica para cada uno, por lo que se suele “compartir la mezcla” entre dos o más músicos. Cuando esto suceda es aconsejable compartir entre instrumentos que compartan función en la banda y rango de frecuencias. Por ejemplo: bajista y baterista podrían compartir la mezcla ya que cumplen la función de base de los temas y por ejemplo guitarras y teclados podrían compartir mezcla por su función armónica/melódica. En la medida de lo posible se recomienda que los cantantes dispongan de una mezcla dedicada a ellos/ellas ya que su voz debe “ganarle” a otros instrumentos que si están bajo en volumen sólo girando una perilla suben su volumen sin problemas mientras que la voz para subir su volumen debe gritar y cambia la forma en que esta suena.

 

MICROFONOS – cual elijo?

Hay una variedad enorme de posibilidades a la hora de elegir micrófonos, y aunque con casi cualquier micrófono se podría tomar el sonido de cualquier instrumento, es verdad que se suelen usar ciertos micrófonos con determinados instrumentos, por sus características de captación del sonido, por su respuesta en frecuencia ó por el rango dinámico que poseen, incluso por su tamaño.

Algunos micrófonos y sus usos más comunes pueden ser:

sonido en vivo

Para voces es muy común usar el SHURE SM58 (es un clásico que casi todos los lugares tienen) también puede ser la línea Evolution (como por ejemplo: e865, e845) de la marca SENNHEISER.

Para guitarras y redoblantes suele usarse el SHURE SM57, aunque podemos encontrar otros como el e835 con similares resultados.

Para los platillos de una batería es recomendable usar micrófonos “condenser” ó de condensador (que necesitan phantom power – 48volts – para funcionar) como el SHURE SM81 o el C2 de Behringer

Para el bombo un clásico sería el AKG D112 o el Beta 52 de SHURE.

Obviamente que estas no son las únicas opciones pero nos puede servir como guía al momento de tener que elegir que tipo de mic utilizar para cada instrumento.

 

SONIDISTA el mejor aliado

Cualquier buen sonidista será capaz de hacer un buen sonido en vivo y que nuestra banda suene bien en términos generales, aunque siempre se recomienda que el operador de sonido que va a estar a cargo de la consola tenga la mayor información posible de lo que va a suceder arriba del escenario, cuanto más conozca las canciones y a los músicos mejor saldrá su trabajo y por consecuencia mejor va a sonar la banda.

Es muy recomendable que más allá de que tenga la lista de canciones que se van a tocar con los distintos cambios que pudieran ocurrir entre tema y tema lo mejor sería que el sonidista participe de algún ensayo y que tome sus propias anotaciones, ya sea en qué momento hay gritos o susurros, o cuando entra algún instrumento invitado, solos y demás detalles de cada canción.

Estos son algunas cosas que toda banda puede tener en cuenta para lograr un buen sonido en vivo desde el escenario, el resto (como la mezcla del P.A.) quedará en manos del sonidista, pero siempre que una banda suene bien desde el escenario

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *